1.- CONCENTRACION:

Para conseguir cualquier objetivo, necesitamos en todo tiempo y lugar la concentración de propósito, de pensamiento, de sentimiento y de acción; de modo que esta Concentración, como un poderoso imán, polarice todo aquello en lo que intervenimos.

La indecisión, el azoramiento, la ansiedad y la inquietud, dan origen a enfermedades, debilidad, indigestión e insomnio.

La Concentración aplicada durante la Auto – Observación, es un medio para evitar la envidia, los celos, el resentimiento, el descontento, la ilusión, el engaño, el orgullo, la ira y el temor. Esta práctica incrementa enormemente los poderes reproductivos de la memoria.
El estudiante debe practicar la temperancia en todas las cosas, cultivando un estado ecuánime y sereno de la mente, y ocuparla en nobles y elevados propósitos.

Existen mentes rápidas y mentes lentas, pero esto no asegura la brillantez de la primera sobre la segunda; pues la primera puede ser confusa o abandonar el tema central del pensamiento antes de agotarlo; y la segunda equilibradamente llegar más cerca de la verdad.

LOS CUATRO GRANDES OBSTACULOS:

  1. Un corazón irresoluto: El cuerpo es de tendencia perezosa y sibarítica, y sus actividades son flojas, mal reguladas, o llenas de excitación.
  2. Las pasiones humanas: Los sentidos y las emociones están mal condicionadas en su acción, pues las mueve el deseo.
  3. Una mente confusa: Esta se caracteriza por tratarse de una mente indolente o incoherente.
  4. Apegarse a cualquier cosa que no sea con la Gran Ley: La mente debe ser positiva, constructiva; con virtud de servicio, de unión, de amor, et

La Mente requiere ejercicios, alimento y descanso regulares. Al cumplir con esto ya no hay pérdida de vigor mental, sino más bien acrecentamiento.

 
         
         
 

Copyright 2010 © Todos los derechos reservados. La responsabilidad de este sitio es de TERRAGNOSIS.