LA DUALIDAD
Texto: Héctor Vázquez

La manifestación del bien y del mal nos enseña que el hombre debe vivir con esas dos fuerzas, de la misma forma que vive con el día y la noche. La luz y las tinieblas son dos principios divinos que sabiamente se complementa el uno con su opuesto.
A pesar de lo mucho que nos quejemos o discutamos, ni siquiera por nuestras plegarias más fervientes o por nuestras acciones más enérgicas el universo cambiará ninguna de esas manifestaciones cósmicas porque es parte de su naturaleza esencial. De modo que el mal y el bien están cómodamente instalados en nuestra casa, en nuestro mundo; y aquello que definimos como correcto e incorrecto está detrás de cada pensamiento, emoción o acción.
Mientras nos encontremos atados a esa idea de pares opuestos estaremos en una perpetua esclavitud, encadenados al deseo y escapando al dolor, creyendo que uno es más conveniente que el otro. Sólo cuando la conciencia se ha elevado por sobre estos dos principios fundamentales comprendemos que la verdad, es decir la realidad, está sujeta a estas dos fuerzas y que cada hombre debe resolver el conflicto creado por esa dualidad antagónica.
Evitar el dolor que vendría a ser la consecuencia del mal es un instinto natural en todos los hombres, el mismo instinto que nos lleva a disfrutar del placer y quedar embargados en nuestros propios deseos. Pero también es cierto que sin el dolor nunca podremos superarnos, sino simplemente recordemos esas crisis existenciales, cuando el dolor es como un sol que ilumina el día y la noche en forma continuada. En esos momentos puede suceder (no es una regla general) que la conciencia se despierta y se comienza a preguntar quién es uno, que hace en esta tierra y para que está aquí. Comprendemos que estas preguntas son de una naturaleza vital para el Alma Humana que necesita de la sabiduría y el entendimiento, como los pulmones necesitan del aire para su existencia, porque estos son los pilares en que se sostiene toda la creación y por ende forman la sustancia de aquello que llamamos Creador.
Claro, para la mente sensual que vive en la tierra, todo ese sufrimiento está asociado al mal pero no es así para el alma que comprende que sólo es una forma más de purificación. Cuantas experiencias que han sido muy dolorosas nos han enseñado que la vida está repleta de plenitud para aquel que comprenda la unidad de todas las cosas.
Comprobamos entonces que muchas veces la medicina es más dolorosa que la propia enfermedad pero continuar con esa dolencia por el simple hecho de no querer vivir la experiencia del dolor ya es síntoma de necedad e ignorancia.
Nada se puede hacer frente a la dualidad que completa todo este maravilloso universo, todas las cosas nacieron para ser pares y opuestos a la vez. Sus relaciones y asociaciones son misteriosas y sólo aquel que ha descubierto la verdad en si mismo las puede contemplar, en su eterno e infinito funcionamiento, en paz y serenidad.
No pensemos que el mal está fuera de nosotros y que estamos separados del malvado o del ignorante. Ellos sólo nos muestran lo que hay dentro de nosotros. No pensemos que el bien nunca vendrá a nosotros porque las pequeñas obras son los cimientos de aquello que ahora imaginamos solamente para los santos. Muchos han hablado que esta polaridad surge de nuestra propia mente y no por ello están equivocados, pero no sólo es parte de la mente humana (que la comprende) sino de toda la vida en general. Todas las cosas buenas o malas, mentira y verdad, luz y oscuridad, día y noche están ligadas y nos encontramos unidas a ellas como el vacio que se encuentra al centro de una rueda está ligado al límite de la circunferencia de la propia rueda.
El hombre que se cree justo y mejor que los demás solamente consigue polarizarse hacia un polo definido. No hay que escapar ni aferrarse a nada determinado porque como bien dice el Kybalion: Todo es doble, todo tiene dos polos; todo su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan.

 

 

 

       
 
       
 

Copyright 2010 © Todos los derechos reservados. La responsabilidad de este sitio es de TERRAGNOSIS.