RUNA  FA

Corresponde al Arcano: 1.
Letra: F.
Signo Astrológico: Mercurio.
Práctica preferente: Durante el Signo de Aries.

La Runa FA corresponde al Arcano Nº 1, El Mago, el Hombre que es dueño y señor de la Tierra; el Hombre que se hace a sí mismo y trabaja con su propia materia prima; el que levanta un templo en su corazón y no hace de su corazón un templo; el que despierta su conciencia.

FA, Fohat, es el Fuego Solar; es la fuerza generatriz, el fuego central viviente y filosofal; es lo que se necesita para hacer y desarrollar, dentro de la cosmología del animal racional, el auténtico y legítimo Mutante, dentro de nosotros mismos el Hombre real y verdadero.

Esta Runa de Mercurio es de color violeta y origina fuerzas cósmicas extraordinarias, y encierra en sí misma toda la potencia y el impulso de la fecundidad. Necesitamos fecundar nuestra naturaleza íntima, para que dentro de nosotros nazca el Hombre Solar.

En lo alto de la Cruz del Maestro de Maestros, Jesús el Cristo, José de Arimatea colocó el cartel que decía INRI: Ignis Natura Renovatur Integram; lo cual significa: El Fuego Renueva Incesantemente la Naturaleza.

Necesitamos el Aliento del Fohat para fecundar nuestra propia psiquis; chispas Pentecostales para hacernos auto  conscientes.

 

 

PRACTICA

Si se analiza esta Runa, observaremos que contiene los siguientes elementos: Pranayama, Oración, Meditación y Asana o Postura Sagrada.

Debemos saludar cada nuevo día con inmensa alegría, y al levantarnos de la cama, elevar los brazos hacia el Cristo  Sol, Señor nuestro, en tal forma que el izquierdo quede un poco más elevado que el derecho; y que las palmas de las manos permanezcan ante la luz en esa actitud inefable y sublime de quien realmente anhela recibir los Rayos Solares.
Esta es la sagrada posición de la Runa FA; una vez así trabajaremos con el Pranayama respirando por la nariz y exhalando por la boca el aire, en forma suave y rítmica y con mucha Fe.

Imaginamos en esos instantes que la Luz del Cristo  Sol entra en nosotros por los Chakras de las yemas de los dedos de las manos, circula por los brazos, inunda todo nuestro organismo; llega hasta la Conciencia, la estimula, la despierta, la llama a la actividad.

En las noches misteriosas y divinas, podemos practicar esta Runa, ante el cielo estrellado de Urania, con igual posición, y orando así:

“FUERZAS MARAVILLOSAS DEL AMOR,
AVIVAD MIS FUEGOS SAGRADOS,
PARA QUE MI CONCIENCIA DESPÌERTE.
FA... FE... FI... FO... FU...”

Esta pequeña y gran oración, se puede y debe orar con todo el corazón, tantas veces cuanto se quiera.

 

         
         
 

Copyright 2010 © Todos los derechos reservados. La responsabilidad de este sitio es de TERRAGNOSIS.