4.- ILUMINACION:

También se le llama: Contemplación, Extasis, Shamadí. Esta es la Meditación Trascendental o Vacío Iluminador.

Es la ausencia de pensamiento y quietud total al principio, para luego convertirse en una visión estática aparente de lo inmutable, manifestándose a través de una Fuerza interpenetrante y sutil, llena de simbolismos para interpretar en nuestra pequeña mente, confiriéndonos la certeza de nuestra existencia y razón de ser en unidad con todo lo existente.

VENTAJAS ESPIRITUALES DE LA MEDITACION

  • Vamos adquiriendo el Recuerdo de Sí.
  • Mejoramos nuestra comprensión hacia lo interior y hacia lo exterior.
  • Desarrollamos la Auto – Observación.
  • Aprendemos a discernir entre el Ego y la Conciencia.
  • Establecemos una mayor comunicación con las partes de nuestro Ser.
  • Adquirimos la sinceridad.
  • Liberamos y hacemos crecer los valores de la Esencia.
  • Nos ayuda a adquirir el sabor serio y real del trabajo.
  • Fortalecemos la voluntad.
  • Conseguimos la continuidad de propósitos.
  • Percibimos lo que en verdad es un Templo de Luz.
  • Obtenemos la paz interior.
  • Desarrollamos la intuición.
  • La Conciencia va despertando de su sueño.
  • Evitamos la mecanización.
  • Trabajamos en la comprensión del rasgo psicológico.
  • Perdemos el temor a conocernos a nosotros mismos.
  • Surge en nosotros la verdadera “mística”.
  • Evitamos los eventos de la recurrencia.
  • Controlamos la charla interior.
  • Reforzamos la consideración exterior.
  • Nos brinda fuerza interior.

 

El V.M. Samael enseña una de las formas de llegar al Vacío Iluminador: Sentarse al estilo oriental con las piernas cruzadas (si debido a ser occidentales es difícil esta posición en el suelo, hacerlo en un sillón), colocar la palma de la mano izquierda abierta hacia arriba y la derecha sobre la izquierda, relajar el cuerpo lo más posible y luego inhalar profundamente muy despacio por la nariz, imaginando que la energía creadora sube por los Nadis Ida y Pingalá hasta el cerebro, mantralizando mentalmente la sílaba HAM (se pronuncia JAM); luego exhalar corto y rápido por la boca, mantralizando verbalmente la sílaba SAH (se pronuncia SAJ).

En la Meditación, se debe combinar inteligentemente la Concentración con el sueño. Sueño y Concentración mezclados producen Iluminación. Pero un sueño controlado, no un sueño sin control; un sueño voluntario, meditación y sueño controlado.

Existen dos tipos de dialécticas: La dialéctica racional del Intelecto y la dialéctica de la Conciencia. Durante el Satori, o Shamadí, trabaja la dialéctica de la Conciencia; entonces todo entendemos por intuición, o a través de palabras, o de figuras simbólicas; es el lenguaje de las Parábolas del Evangelio Crístico, el lenguaje vivo de la Conciencia Superlativa del Ser.

En el Zen por ejemplo, la dialéctica de la Conciencia se adelanta siempre a la dialéctica del raciocinio. En el Vacío Iluminador todo se sabe porque sí, por experiencia directa, de la verdad. El estudiante gnóstico tendrá que familiarizarse con la dialéctica de la Conciencia; lamentablemente el poder formulativo de conceptos lógicos por muy brillante que sea y hasta útil en algunos aspectos de la vida práctica, resulta un obstáculo para la dialéctica de la Conciencia.

El camino de la Meditación profunda implica mucha paciencia; los impacientes jamás triunfarán. No es posible vivenciar la experiencia del vacío Iluminador mientras exista en nosotros la impaciencia. El Yo de la impaciencia tiene que ser eliminado después de haber sido comprendido.

 

Si quieres conocer mas sobre el tema puedes adquirir o seguir el curso de gnosis completo.

         
         
 

Copyright 2010 © Todos los derechos reservados. La responsabilidad de este sitio es de TERRAGNOSIS.