MÍSTICA Y LIBERTAD
Decía Tomás de Kempis (filósofo cristiano):
“La experiencia mística se da cuando conseguimos desear tanto a Dios que rompemos la ligadura con nuestros egos, y así la esencia goza, aunque sea por breves momentos de la libertad plena”.
“Este deseo de Dios viene de una percepción de la limitación del mundo material y del aprisionamiento al que nos someten nuestros pensamientos y demonios internos los cuales nos hacen sufrir, de tal manera que ese deseo de Dios es un deseo de verse libre del sufrimiento”.
“Es bueno que de vez en cuando pasemos por sufrimientos y contrariedades ya que estas nos hacen recordar que vivimos en el destierro y que no debemos poner demasiada esperanza en las cosas del mundo”.

MÍSTICA Y ORACIÓN
Una de las cuestiones importantes de la mística es el mantener las emociones en las oraciones y súplicas.
Toda oración hecha con sentimiento es mágica ya que activa fuerzas divinas y atrae la luz, átomos de salud, comprensión, orden, santidad, devoción, perdón, humildad, etc.
La oración es un puente que nos comunica con el mundo divino, es el mantram más potente.
La oración implica la conciencia de hallarse en frente a la divinidad.
La oración cura al cuerpo, mente y alma, ya que quien ora recibe ayuda, consuelo, protección y paz interior, renovando sus fuerzas, sosteniéndose, siendo orientado y recibiendo felicidad interior.
La oración provoca el éxtasis o arrobamiento y produce experiencias místicas.
Acrecienta la urgencia interior.
Es el arma del místico que quiere morir en sí mismo.

MISTICA Y EXTASIS
Es uno de los más guardados tesoros místicos.
Éxtasis significa arrobamiento y se caracteriza por un estado de “estar lleno” de alguna cosa.
Durante el éxtasis la mente humana traspasa las barreras del tiempo, espacio, apegos y recuerdos sumergiéndose en el “Gran océano de vida”.
No existe una palabra que describa esta realidad directamente vivida en toda su plenitud.
Algunos dicen que éxtasis es coloquio con Dios, iluminación, o conocimiento directo de la verdad.
El místico gnóstico puede ser arrebatado si medita profundamente en su ser y se deja absorber totalmente por él.

MISTICA Y PUREZA
Una de las maneras de llegar a vivir la mística en la vida diaria es comenzar a trabajar con la pureza de nuestra mente, de nuestros actos y  de nuestras palabras, y la clave de este trabajo se encuentra en la muerte de los yoes y el desarrollo de nuestras doncellas o virtudes.
A través de la mística, devoción, esfuerzo continuo y atención permanente debemos ver y percibir el progreso en la expresión de las doncellas benditas.
La pureza practicada en el diario vivir es luz interior que nos alimenta, nos da paz y tranquilidad. Cada paso que damos en pureza es una pequeña gota de luz que se cristaliza en nuestra alma y esta se proyecta a su vez en nuestra conducta diaria haciéndola perfecta.

MÍSTICA ES SERVIR
Vivir en conciencia, reconocer al divino y someterse a Él son prácticas místicas, pero es preciso también servir con alegría y devoción.
La carencia es siempre de dar algo y no de recibir, mas creemos lo contrario, y así no conseguimos comprenderlo pues partimos de un presupuesto equivocado.
Servir es sacrificarse por la humanidad.
Servir es el tercer factor de la revolución de la conciencia.
Servimos a Dios con nuestra conducta.

MÍSTICA ES ACCIÓN RECTA
Todas las grandes religiones pregonan la conducta recta.
En el hinduismo esto es llamado Karma-yoga.
El budismo sintetiza la acción recta en el Óctuple Camino del Buda.
En el cristianismo los 10 mandamientos y el Sermón de la Montaña son profundos tratados sobre el recto vivir.
La conducta recta es la expresión del bien en contraposición al mal.

LA MÍSTICA Y EL ÁTOMO NOUS
Cada átomo de nuestro organismo está compuesto de materia, energía y espíritu.
Todos nuestros átomos están agrupados según una jerarquía dada.
Existen verdaderos dioses atómicos dentro del hombre, encargados de guiar y modelar su evolución física y espiritual.
Tenemos que aprender a hacer contacto con esos seres atómicos y podremos beneficiarnos de sus enseñanzas celosamente guardadas para los valientes que osan transponer los umbrales de esos microtemplos de misterios.
La mística, la oración, los ejercicios espirituales, tienen como objetivo llevar al hombre a hacer contacto con las inteligencias divinas que moran en los átomos de su mundo.
El Átomo Nous es el maestro constructor de nuestro templo interno. El vive en nuestro corazón, en un lugar secreto del ventrículo izquierdo, y ejerce autoridad absoluta sobre el universo atómico humano.
El estudiante que quiera progresar en el camino iniciático precisa despertar la atención de Nous para sus anhelos, con mística, devoción, oración y entrega al Cristo Íntimo.
Cada vez que un pensamiento de odio, envidia, orgullo, ira, etc. Penetra o sale de nuestro cuerpo, causa grandes estragos a los fieles servidores atómicos, eso explica el origen de muchas enfermedades sin causa aparente.
Pensar alto y aspirar profundamente es atraer para si las inteligencias mas evolucionadas del universo a través de un proceso de imantación.
El Íntimo siempre nos juzga y evalúa a través de nuestra aura o atmósfera. Si nuestra aura está cargada negativamente el íntimo nos abandona pues sabe que su voz no será oída. Por tanto tenemos que atraer y generar siempre átomos evolucionados, limpios y puros si queremos modificar nuestro campo magnético y ser oídos por nuestro Nous en nuestros anhelos iniciáticos.
Se debe construir mediante el pensamiento puro y la alquimia, un cuerpo mental apto para captar vibraciones y manifestaciones del íntimo y emitir las radiaciones a los demás.
El camino para acercarse al íntimo es la vía de la oración, la mística y la imaginación.

 

       
       
 

Copyright 2010 © Todos los derechos reservados. La responsabilidad de este sitio es de TERRAGNOSIS.