2.- RELAJACION:

Relajación es el dominio del cuerpo y de los sentidos. Hay que levantar las cuatro paredes de los cuatro cuerpos inferiores, ordenando que obedezcan uno a uno. Ir lentamente fase por fase, con Auto – Observación de los Cinco Centros de la Máquina Humana. Situarse en el fondo del corazón del Ser, donde reside la Luz, la Chispa Divina, y desde allí, dirigir la respiración y observar el relajamiento en sus diferentes fases, hasta conseguir el No pensar.

SISTEMAS DE RELAJACION:

  1. Concentración en la circulación de la sangre.
  2. Concentración en la Luz del corazón.
  3. Concentración en la práctica de irse convirtiendo, de los pies hacia arriba, poco a poco,  en un cristal limpio, puro y transparente.
  4. Concentración en convertirse en una gota de agua dentro de una nube y caer como lluvia dentro del mar; tras un viaje por el fondo del mar, llegar a la playa y descansar.
  5. Concentración en la respiración.
  6. Concentración en los latidos del corazón, sintiéndolos uno a uno, en diferentes partes del cuerpo: tras sentirlos en el corazón, sigue la oreja derecha, mano derecha, pie derecho, pie izquierdo, mano izquierda, oreja izquierda, y volver al corazón.
  7. Concentración en la práctica de la tensión y relajación de los músculos, uno a uno, brazos, manos, piernas, pies, etc.
  8. Concentración en el sonido o zumbido del cerebro, como una frecuencia estática.
  9. Concentración en un Mandala o Yantra, sea objeto o figura de una Estrella, dibujos concéntricos, Yin y Yang, etc.
  10. Concentración en un Mantram.
  11. Concentración en un Koan:  ¿Cuál es mi rostro original?  ¿Si todo se reduce a la Unidad, la Unidad a qué se reduce?

 

OBJETIVOS DE NUESTRA EXISTENCIA:

  1. Averiguar cuál es nuestro principal propósito en la vida. Utilizar este objetivo, durante el tiempo de nuestra práctica.
  2. Inquirir qué propósitos secundarios son necesarios por el deber y el goce legítimos. Esto constituye la porción mayor de nuestra vida diaria.
  3. Indagar qué cosas dependen de nosotros y hasta qué punto; y cuáles están fuera de nuestro poder. Esto debe ayudarnos a realizar, equilibradamente y serenamente, los dos primeros puntos, de manera de no esforzarnos por algo que está por encima de nuestras fuerzas, y no sentirnos deprimidos por ello.
  4. Descubrir cómo las cosas que de nosotros dependen pueden ser modificadas. Esto serviría para nuestros propósitos; y las otras, las que no dependen, también deben emplearse con tal fin cuando vienen a nuestro encuentro: Debemos aprovechar las oportunidades.
 
         
         
 

Copyright 2010 © Todos los derechos reservados. La responsabilidad de este sitio es de TERRAGNOSIS.